martes, 4 de julio de 2017

0

Tarta Hindú


Esta tarta es una red velvet con decoración hindú. La hice para la hija de una compañera, guapísima con su sari indio. Cuando llegué a su casa con la tarta me quedé a cuadros con la decoración india que habían puesto...¡era una pasada! Preciosa, muy currada. ¡Fue una fiesta por todo lo alto!


Aquí os dejo la receta de la red velvet, tomada de la página de la genial María Lunarillos.

Ingredientes para el bizcocho:
  • 2 cdtas. de vinagre blanco 
Ingredientes para la crema:
  • 125 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 300 g de azúcar glas
  • 125 g de queso crema
 

Elaboración:
1) Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. Mezclamos la leche con el zumo de limón y dejamos reposar diez minutos. Tamizamos la harina con el cacao, reservamos.


 2) Batimos el aceite, el azúcar y los huevos hasta que estén perfectamente integrados. Batiendo a velocidad baja, agregamos la harina con el cacao, alternándola con la leche. En un vasito mezclamos el bicarbonato con el vinagre y cuando burbujee lo agregamos a la masa. Agregamos el colorante rojo y la vainilla y mezclamos bien.





3) Vertemos la masa en el molde (previamente engrasado) y horneamos durante unos 30-40 minutos (yo al final lo tuve que tener unos 45 minutos). Cuando el bizcocho esté hecho, lo sacamos del horno y en cuanto se enfríe un poco lo desmoldamos y lo dejamos enfriarse sobre una rejilla.

4) Para preparar la crema de queso, tamizamos el azúcar glas y lo batimos junto con la mantequilla hasta que la mezcla esté totalmente blanca y haya doblado su volumen. Agregamos el queso crema y batimos durante 5 minutos hasta que esté totalmente integrado.
 Yo, cuando voy a forrar una tarta con fondant, prefiero hacer el bizcocho un día, tenerlo toda la noche en la nevera bien envuelto en papel film y al día siguiente empezar a montar la tarta. Esto lo hago porque de esta manera no se desmigaja tanto al cortarlo.
Cuando vayáis a montar la tarta, veréis que el bizcocho no es perfectamente plano. No pasa nada, es sólo cuestión de quitarle ese "sobrante" (que podéis comeros tan ricamente para desayunar, jejeje).
Después podemos empezar a montar la tarta. Primero la cortamos y la vamos rellenando.
A continuación necesitamos cubrir la tarta con buttercream (esto es para que quede bien lisa y que el fondant pueda fijarse a la superficie de la tarta). Para elaborar la buttercream necesitamos 200 gr. de mantequilla a temperatura ambiente y 200 gr. de azúcar glass. Es muy fácil hacerla, sólo tenemos que mezclar los 2 ingredientes bien hasta que quede una cremita blanquecina.

Una vez la tengamos hecha, vamos a recubrir la tarta con ayuda de una espátula. Tenemos que intentar que quede lo más lisa posible. Vamos a necesitar un poco menos de la mitad de la buttercream que hemos hecho (lo que sobre lo reservamos, porque vamos a repetir la operación después).
La metemos en el frigo durante un par de horas y al cabo de ese tiempo volvemos a repetir la operación de recubrir la tarta con buttercream con la espátula. Y al frigo otra vez unas horitas...
El siguiente paso ya es estirar el fondant con un rodillo y ajustarlo sobre la tarta. Si queréis fondant de color tenéis dos opciones: podéis comprarlo de color o tintarlo en casa. Para tintar fondant necesitáis tintes en gel o en pasta, pero no uséis tintes líquidos, porque el fondant es básicamente azúcar y con el líquido se estropea (¡ah, y usad guantes de vinilo, que si no se os quedan las manos manchadas!).
Después lo envolvéis en papel film bien, con cuidado de que no queden burbujitas (nota: el fondant no necesita estar refrigerado, únicamente no lo dejéis expuesto a temperaturas muy altas).
Después estiráis el fondant con un rodillo y cubrís la tarta (siento no tener fotos de esta tarta, os pongo las de otra para que os hagáis una idea):

 Podéis usar un alisador de fondant para ayudaros:
 Necesitaréis ir cortando el sobrante con una esteca o cuchillo:
Y el resultado final...




Como siempre, espero que os haya gustado y os dé ideas. ¡Gracias por leerme! Besitos.

domingo, 25 de junio de 2017

0

Tutorial Mickey Mouse

Hace tiempo hice una tarta de Mickey Mouse y, muy concienzudamente (jajaja), hice fotos de cómo hice la cara de Mickey para poneros el tutorial (cosa rara en mí, porque cuando quiero hacer un tutorial lo más normal es que se me olvide hacer fotos de la mitad del proceso...).

Bueno, pues vamos allá. Lo primero que necesitáis es un dibujo, aquel que queráis poner en la tarta. Lo imprimís y os hacéis una plantilla con una hoja de plástico transparente:
Después ya es cuestión de ir "recortando" las partes que componen el dibujo (por eso a esta técnica se la llama "técnica puzzle") e ir pegando y superponiendo.
 ¡Y ya tenemos listo a nuestro Mickey Mouse!


sábado, 3 de junio de 2017

0

Tarta Rapunzel

Esta tarta la hice para mi peque, que cumplió 4 añitos el lunes. Siempre les pregunto, tanto a ella como a su hermano, de qué quieren la tarta...¡después, lo que salga es otra historia, jajaja! Esta vez quería a Rapunzel. Las princesas no son lo mío, no nos engañemos. Me gusta mucho modelar, pero las caras de las princesas se me dan fatal, así que tenía que buscar una opción relativamente sencilla, porque la Rapunzel de Disney no me iba a salir ni de aquí al año que viene. Buscando muñequitas de Rapunzel, encontré una con la carita muy dulce, pero con los rasgos sencillos, así que opté por esa.

A pesar de todo, lo de sencilla es relativo, porque tardé unas 6 horas en modelarla...-no comment-. Y el camaleón es gigante, jajaja, una nueva variedad de camaleón: "presentamos el camaleón gigante", jajaja. Y eso que sólo mide 2 cm. Me costó mucho hacerle los ojos (diminutos, diminutos) y recubrirlos de fondant verde para hacerle los párpados. En fin, ahí queda para la posteridad...

El otro problema con el que me encontré a la hora de hacer esta tarta es que tuve la maravillosa idea de hacerla alta, tremendamente alta, así que luego, para cubrirla con el fondant, ni os cuento...
Entre 15-16 cm de alto...olé, olé y olé, me lo voy a pasar bomba forrándola 😭😭😭 Y eso pasó, que se resquebrajaba el fondant y se rompía, se agrietaba, le salía piel de elefante...ho-rro-ro-so. Ni Crisco ni narices, no había manera de salvar aquello. Así que lo dejé lo mejor que pude y lo disimulé con...¡ta-chan: purpurina! Tooooda la tarta recubierta de purpurina. Perfecta no quedó, pero ni os imagináis lo que disimulaba aquello, jajaja, me salvó la vida.
El paso siguiente para disimular todas esas imperfecciones es ponerle muchos adornos. Yo ya no sabía si ponerle flores, plantitas o qué. Y como el fondo era oscuro y con toda esa purpurina de fondo, me dije, "estrellas, le vamos a poner estrellas...muuuuchas estrellas". Así que hice cascadas de estrellas.


Por si váis a hacer una fiesta de cumple de princesas y os pasa como a mí, que váis siempre con el tiempo justo (y menos), os dejo unas ideas muy sencillas para decorar y para la comida que acompañen la temática.
Sándwich con etiquetas...
Cupcakes con adornos de princesas en un expositor de castillo...
Botellas de color rosa...
Galleticas de coronas y vestidos (sólo deciros que las galletas las hice una semana antes, porque aunque son fáciles, tuve que hacer más de 40 y eso me llevó un ratito...).
 Luego las podéis meter en unas bolsitas con 4 chuches y arreglados, jejeje.

Bueno, espero que os haya sido útil y os haya dado ideas. ¡Gracias por leerme! ¡Besitos!